“La correlación histórica ha demostrado que la inflación y los precios de las materias primas se mueven en consonancia entre sí.

Harold Bravo

CEO, Onza Troy Perú

Los precios de las materias primas, especialmente de los metales, están subiendo a máximos de varios años. Algunos analistas ven este movimiento de precios como el inicio de un nuevo “superciclo” de materias primas, un período extendido de varias décadas en el que los precios suben y bajan constantemente, aunque existe un debate sobre cuán prolongado podría ser el actual mercado alcista.

En los últimos 50 años ha habido dos momentos que fueron denominados “superciclos”. El último superciclo ocurrió entre 2001 y 2014, que estuvo marcado por el rápido crecimiento en China, el auge de la industria del petróleo de esquisto en EE.UU. y el estímulo después de la crisis financiera global.

crecimiento de china tras superciclo

La característica de los superciclos anteriores es la aparición de un crecimiento significativo en la demanda que supera las expectativas y genera un déficit de oferta porque la inversión en el periodo anterior fue insuficiente.

El superciclo actual sigue la trayectoria promedio de estos superciclos históricos, lo que apunta a un cambio alcista en los precios de las materias primas durante la década de 2020.

 

¿QUÉ CONDICIONES ACTUALES EN EL MERCADO DEMUESTRAN EL INICIO DEL NUEVO SUPERCICLO?

Desde la perspectiva de la demanda, en el corto plazo, la COVID-19 ha producido un shock deflacionario, pero las expectativas de inflación están subiendo basándose en el enorme estímulo global en respuesta al choque de la demanda.

A largo plazo, se suma la revolución industrial verde que no solo afectará directamente la demanda de metales, sino que también tendrá un efecto multiplicador en los mercados laborales y los países productores de materias primas.

Lo vemos claramente en el precio del cobre que tiende a marcar el pulso del crecimiento económico. El precio del cobre se ha duplicado desde sus mínimos de marzo del año pasado, cotizando en máximos de 9 años, gracias al endurecimiento de los mercados debido a que los gobiernos invierten efectivo en la infraestructura de vehículos eléctricos y las energías renovables.

record

El precio del hierro se ha más que duplicado y está en máximos de 10 años. Por otro lado, después de caer bruscamente por debajo de cero en 2020, el petróleo ha vuelto a superar los 80 dólares por barril. Se une a esto ciertas tendencias de desglobalización, la debilidad del dólar y la disminución de la tecnología que indican una mayor inflación.

Por el lado de la oferta, nos enfrentamos a una falta de oferta para dar respuesta al cambio estructural en la demanda. Antes de la pandemia, el gasto de capital en materias primas ya era bajo, y la producción ha caído aún más en los últimos meses. Al mismo tiempo, China ha estado absorbiendo el exceso de existencias de metales como el cobre, el aluminio y el mineral de hierro del resto del mundo, lo que en última instancia ha limitado la oferta.

 

AUMENTO EXPLOSIVO DE INFLACIÓN

 

Los precios al consumidor de Estados Unidos se dispararon un 6,2% interanual en octubre, muy por encima del +5,9% interanual esperado y acelerándose desde el 5,4% interanual de septiembre; esa fue la inflación más alta registrada desde junio de 1982.

precios del petroleo

El IPC subyacente se disparó a su nivel más alto desde agosto de 1991, lo que indica que el cambio posterior al COVID-19 hacia una inflación persistente, está acelerándose.

hiperinflacion

Por supuesto, los precios de los alimentos y la energía también han subido.

Durante el último año, el índice de alimentos dentro y fuera del hogar subió un 5,4% y un 5,3% respectivamente, mientras que el índice energético subió un 30%, el mayor aumento en 12 meses desde el 2005. 

Esto demuestra que tanto la inflación de bienes como la de servicios se están disparando

hiperinflación de alimentos

Y lo más preocupante, los aumentos salariales NO le están siguiendo el ritmo al creciente costo de vida, las ganancias semanales reales bajaron un 1,6% interanual. En otras palabras, los consumidores están a punto de ser aplastados

salario versus costo de vida

Todo esto está sucediendo justo cuando Joe Biden continúa empujando a EE.UU. billones de estímulos fiscales adicionales y bastante inflacionarios que conducirán a precios aún más altos.

Una política monetaria flexible y un enorme estímulo fiscal para apoyar a las economías podrían ser suficientes para desencadenar grandes flujos de gasto e inversión en la producción de materias primas. Al mismo tiempo, estas políticas vienen provocando un significativo aumento en las expectativas de inflación.

La correlación histórica ha demostrado que la inflación y los precios de las materias primas se mueven en consonancia entre sí. Un cambio prolongado en las expectativas de inflación influirá en los mayores precios de las materias primas. Veamos la siguiente gráfica:

Con las materias primas consideradas como una protección contra la inflación y los bancos centrales comprometiéndose a mantener bajas las tasas, invertir en materias primas se está volviendo mucho más atractivo, especialmente en los metales que suben con el ciclo.

Así es, tenemos un largo camino alcista en los proximos años. ¡No dejes pasar más tiempo!

Recuerda que el mejor producto financiero contra la INFLACION que te permitira proteger tu patrimonio es el ORO y la PLATA fisicos certificados internacionalmente.

Selecciona tu moneda
PENSol
Escribir
1
¿Necesitas ayuda?
Onza Troy Perú
Hola, en Onza Troy Perú nos interesas, ¿Cómo podemos ayudarte?